Buscar en este blog

lunes, 11 de marzo de 2013

Meditando en la Palabra: Salmo 10.11


Dice en su corazón: 
Dios ha olvidado; 
 Ha encubierto su rostro; 
nunca lo verá.
Salmo 10.11



Hay incompatibilidad entre la arrogancia ciega y la presencia de Dios en nuestros corazones. La gente soberbia depende de sí misma y no de Dios. Esto provoca que las influencias que Dios usa para guiarlo abandonen su vida. Cuando la presencia de Dios es acogida, no hay lugar para la soberbia ya que El nos hace conscientes de nuestro verdadero yo.
Recurso:  Biblia del Diario Vivir

Versos relacionados a la arrogancia del hombre:
  • Salmo 64:5

Obstinados en su inicuo designio,  Tratan de esconder los lazos,  Y dicen: ¿Quién los ha de ver?

  • Salmo 73:11

Y dicen: ¿Cómo sabe Dios?
 ¿Y hay conocimiento en el Altísimo?

  • Salmo 94:7

Y dijeron: No verá JAH,
 Ni entenderá el Dios de Jacob. 

  • Job 22:13-14

¿Y dirás tú: ¿Qué sabe Dios?
 ¿Cómo juzgará a través de la oscuridad?
Las nubes le rodearon, y no ve;
 Y por el circuito del cielo se pasea. 

  • Eclesiastés 8:11

Por cuanto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuesto para hacer el mal. 
  • Ezequiel 8:12
Y me dijo: Hijo de hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas de imágenes? Porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha abandonado la tierra. 

  • Ezequiel 9:9

Y me dijo: La maldad de la casa de Israel y de Judá es grande sobremanera, pues la tierra está llena de sangre, y la ciudad está llena de perversidad; porque han dicho: Ha abandonado Jehová la tierra, y Jehová no ve. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...