Buscar en este blog

martes, 12 de febrero de 2013

Trivia Bíblica: ¿Cuál rey de Judá fue leproso hasta el día de su muerte?

Pregunta:
¿Cuál rey de Judá fue leproso hasta el día de su muerte?

Respuesta:
Uzías... 2 Crónicas 26.21

Lectura Bíblica: 2 Crónicas 26.16-23


2Cr 26:16  Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina; porque se rebeló contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehová para quemar incienso en el altar del incienso. 2Cr 26:17  Y entró tras él el sacerdote Azarías, y con él ochenta sacerdotes de Jehová, varones valientes. 2Cr 26:18  Y se pusieron contra el rey Uzías, y le dijeron: No te corresponde a ti, oh Uzías, el quemar incienso a Jehová, sino a los sacerdotes hijos de Aarón, que son consagrados para quemarlo. Sal del santuario, porque has prevaricado, y no te será para gloria delante de Jehová Dios. 2Cr 26:19  Entonces Uzías, teniendo en la mano un incensario para ofrecer incienso, se llenó de ira; y en su ira contra los sacerdotes, la lepra le brotó en la frente, delante de los sacerdotes en la casa de Jehová, junto al altar del incienso. 2Cr 26:20  Y le miró el sumo sacerdote Azarías, y todos los sacerdotes, y he aquí la lepra estaba en su frente; y le hicieron salir apresuradamente de aquel lugar; y él también se dio prisa a salir, porque Jehová lo había herido. 2Cr 26:21  Así el rey Uzías fue leproso hasta el día de su muerte, y habitó leproso en una casa apartada, por lo cual fue excluido de la casa de Jehová; y Jotam su hijo tuvo cargo de la casa real, gobernando al pueblo de la tierra. 2Cr 26:22  Los demás hechos de Uzías, primeros y postreros, fueron escritos por el profeta Isaías, hijo de Amoz. 2Cr 26:23  Y durmió Uzías con sus padres, y lo sepultaron con sus padres en el campo de los sepulcros reales; porque dijeron: Leproso es. Y reinó Jotam su hijo en lugar suyo. 

¿Sabías Usted Que...?


La transgresión de los reyes anteriores a Uzías fue abandonar el templo del Señor y quemar incienso en altares idólatras, pero su transgresión fue ir al lugar santo y tratar de quemar incienso en el altar de Dios. Véase cuán difícil es evitar un extremo sin caer en otro. El orgullo de corazón estaba en el fondo de su pecado; una lujuria que destruye a muchos. En lugar de enaltecer el nombre de Dios por gratitud para Aquel que había hecho tanto por él, su propio corazón se enalteció para menoscabo suyo. La pretensión de los hombres de obtener conocimiento prohibido, y de buscar cosas demasiado altas para ellos, se debe a la soberbia de su corazón.

El incienso de nuestras oraciones debe ser puesto, por fe, en las manos de nuestro Señor Jesús, el gran Sumo Sacerdote de nuestra profesión; de lo contrario no podemos esperar que sea aceptado por Dios, Apocalipsis 8:3.

Aunque Uzías se enojó con los sacerdotes, no se enojaría con su Hacedor. Sin embargo, fue castigado por su transgresión; murió leproso, desechado de la sociedad. El castigo correspondió al pecado como el rostro al espejo. El orgullo estaba en el fondo de su transgresión y Dios lo humilló de este modo deshonrándolo. Quienes codician honores prohibidos, abandonan los permitidos. Adán se excluyó del árbol de la vida, del cual podría haber comido, por tomar del árbol del conocimiento, del cual no podía comer. Que todos los que lean, digan Jehová es justo. Y cuando el Señor vea que es bueno desechar a hombres prósperos y útiles, como vasos rotos, si levanta a otros para ocupar sus lugares, éstos pueden regocijarse renunciando a todas las preocupaciones mundanas y emplear el resto de sus días preparándose para morir.
-Comentario de la Biblia, de Matthew Henry



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...