Buscar en este blog

lunes, 4 de febrero de 2013

Meditando en la Palabra: Isaías 59.1



He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír...
Isaías 59.1

El pecado ofende a nuestro Dios santo y nos separa de El. Debido a que El es santo, no puede pasar por alto, disculpar ni tolerar el pecado como si no importara. El pecado separa a la gente de Dios, forma un muro que aísla a Dios de la gente que El ama. No nos cabe duda por qué esta larga lista de pecados despreciables provoca la ira de Dios y lo obliga a mirar hacia otro lado. La gente que muere con pecados sin perdonar se aparta para siempre de El. Dios quiere que vivan con El para siempre, pero no puede llevarlos ante su santa presencia a menos que sean limpios de sus pecados. ¿Ha confesado sus pecados a Dios permitiéndole que lo limpie de ellos? El Señor puede salvarlo si usted se vuelve a El.
-Biblia del Diario Vivir

Versos Relacionados:

  • Isaías 50:2
¿Por qué cuando vine, no hallé a nadie, y cuando llamé, nadie respondió? ¿Acaso se ha acortado mi mano para no redimir? ¿No hay en mí poder para librar?...


  • Genesis 18:14

¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti...

  • Números 11:23

Entonces Jehová respondió a Moisés: ¿Acaso se ha acortado la mano de Jehová? Ahora verás si se cumple mi palabra, o no.

  • Jeremías 32:17

¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...