Buscar en este blog

Cargando...

lunes, 1 de agosto de 2011

8 Personas clave en el libro de Jueces

Breve biografía de los personajes clave mencionados en el libro de los Jueces:

1.  Otoniel 2.  Aod 3.  Débora
Cuarto juez-salvador de Israel y profetisa de la tribu de Efraín, guió a Barac contra Yabín y Sísara (Jue 4-5).
4.  Gedeón
Hijo de Joás, abiezerita (Jue 6:11) que vivió en Ofra, no lejos del monte Gerizim. El registro de Gedeón se encuentra en Jue 6:1—Jue 9:6. Un fuego sobrenatural que consumió el sacrificio de Gedeón (Jue 6:17-23) testificó del hecho de que el mensajero que llamó a Gedeón a liderar a Israel era de Dios. Gedeón respondió al llamado y, con varios amigos, derribó el altar de Baal y cortó la arboleda sagrada que lo rodeaba. Erigió en su lugar un altar nuevo, llamándolo Jehovah-salom, “El Señor es Paz” (Jue 6:24). Los seguidores de Baal quisieron matarlo pero su padre intervino. En lugar de la muerte, le dieron un nuevo nombre, Jerobaal, o “contienda Baal contra él” (Jue 6:28-32). Gedeón entonces hizo un llamado a las tribus vecinas para luchar en contra de los madianitas. Habiendo reunido una hueste formidable, buscó confirmación de su tarea y así realizó la famosa prueba del vellón (Jue 6:36-40; comparar Jue 7:9-14). Para evitar la jactancia humana, Dios redujo la fuerza de Gedeón de 32.000 hombres a 300 (Jue 7:1-8).  El ataque nocturno de Gedeón con 3 grupos de 100 cada uno sorprendió a los madianitas dormidos, que se mataron entre ellos en su retirada (Jdg_7:15-22). El territorio fue liberado hasta el Jordán (Jue 7:22-23; Jue 8:1-21). Cuando el pueblo quiso nombrarlo rey, Gedeón se negó. Sirvió 40 años como juez (Jue 8:28) y tuvo 71 hijos (Jue 8:30). Uno, Abimelec, por una concubina de Siquem (Jue 8:31), destruyó a 69 de ellos; Jotán se escapó escondiéndose (Jue 9:1-6).
5.  Abimelec
Hijo de Gedeón por una concubina (Jue 8:31; Jue 9:1-57). Después de que Gedeón muriera y deseando ser rey, mató a 70 hijos de su padre. Sólo Jotam escapó. Abimelec llegó a ser rey de Siquem. Después de tres años, hubo una rebelión en su contra; él atacó y destruyó su propia ciudad de Siquem. Más tarde fue muerto cuando atacaba a Tebes.



6.  Jefté
Juez de Israel (Jue 10:6—Jue 12:7; 1Sa 12:11; Heb 11:32). El hijo de una ramera a quien sus hermanos lo echaron del hogar paternal. Con el tiempo llegó a ser famoso por su valentía y formó una banda con hombres desempleados, así como los hombres de David (1Sa 22:2). Era un hombre temeroso de Dios y con un alto sentido de la justicia y de lo sagrado de los votos hechos a Dios. Cuando los hermanos de Jefté lo expulsaron de la casa de su padre, Israel había estado bajo la esclavitud de los amonitas por varios años.  Desesperados, los ancianos acudieron a Jefté y le pidieron que fuera el capitán del ejército de Israel. In-vestido con el Espíritu del Señor, Jefté se preparó para la guerra, pero antes de ir a la ba-talla hizo el siguiente juramento: Cualquiera que salga de las puertas de mi casa a mi encuentro, cuando yo vuelva en paz de los hijos de Amón, será de Jehovah, y lo ofreceré en holocausto (Jue 11:31). Jefté derrotó a sus enemigos con una gran mortandad, recobró 20 ciudades y después mató a los de la tribu de Efraín que no le habían ayudado en la pelea contra los amonitas. Su hija fue la primera en salir a recibirlo cuando él regresó a casa. Con dolor, él cumplió con ella el voto que había hecho; ella no conoció varón (Jue 11:39). Entre los erudidos bíblicos hay diferencia de opinión en cuanto a si la muchacha fue realmente sacrificada, o si fue redimida con dinero y puesta perpetuamente al servicio del Señor como una virgen.


7.  Sansón
Uno de los jueces de Israel (Jue 13—16); un israelita de la tribu de Dan, el hijo de Manoa.  Zora, donde nació, quedaba a mitad de camino entre Jerusalén y el Mediterráneo, a lo largo de la costa donde vivían los filisteos. Su nacimiento fue anunciado por el ángel del Señor de antemano a su madre quien era estéril. El ángel le dijo a ella que este hijo sería nazareo desde su nacimiento, y que el Señor comenzaría a usarlo para librar a Israel de mano de los filisteos. La extraordinaria fuerza que Sansón exhibió varias veces en su carrera no era suya porque fuese un gigante natural, sino porque el Espíritu del Señor venía sobre él para realizar grandes proezas.  Casi desde el principio de su carrera Sansón demostró una debilidad conspicua, la cual al fin lo arruinaría: era un esclavo de la pasión. Insistió, en contra de las objeciones de sus padres, en casarse con una filistea. En el banquete de boda, el desafió a los invitados con una adivinanza y, cuando fue trampeado, mató a 30 filisteos para cumplir con su apuesta. Se fue a casa sin su esposa. Cuando regresó más tarde, encontró que el padre de ella la había entregado en matrimonio a otra persona; le fue ofrecida la hermana de la que había sido su esposa. En venganza, Sansón envió 300 zorras con teas encendidas atadas entre sus colas a través de los campos de espigas. Los filisteos tomaron represalias, quemándolos vivos a su esposa y a su padre. Este acto de venganza solamente provocó una venganza aun mayor de Sansón.  El les golpeó en el muslo y en la cadera, con gran mortandad. Los filisteos invadieron a Judá y demandaron la rendición de su archienemigo. Sansón estuvo de acuerdo en permitir que los israelitas lo entregasen en manos de los filisteos; pero en el camino él rompió las cuerdas que le ataban y, tomando una quijada de un asno, mató a 1.000 hombres con ella. Con esta gran hazaña, Sansón claramente elevó su título a la posición de un juez en Israel (Jue 15:20).  Sansón más adelante amó a una filistea llamada Dalila. Los líderes filisteos la sobornaron para que lo traicionara entregándolo en sus manos. Bajo la dirección de éstos, ella le rogó que le dijera el secreto de su gran fuerza.  Después de tres respuestas engañosas, él le reveló que si tan sólo su cabello fuese cortado él sería como los otros hombres. Cuando él dormía, su cabello fue cortado y, cuando se despertó, encontró que no solamente su fuerza sino que también Dios se había apartado de él. Ahora a merced de sus enemigos, fue atado con cadenas, le sacaron sus ojos y fue enviado a moler en la prisión de Gaza.  En la ocasión de una gran fiesta al dios Dagón, sus captores resolvieron burlarse de él. Mientras tanto, su cabello había crecido otra vez; ya con su fuerza vuelta, él deseaba vengarse de sus enemigos por sus dos ojos cegados (Jue 16:28). Se asió de las dos columnas sobre las cuales descansaba el templo, oró que Dios le ayudara una vez más; con un poderoso esfuerzo movió las columnas de sus posiciones y derribó el techo, sepultando consigo a un gran número de filisteos entre sus ruinas. Al morir, él mató a más hombres que los que había matado durante toda su vida. Con todos sus fracasos, él está en la lista con los héroes de la fe en Heb 11:32. Por la fe en el don y llamado de Dios, él recibió fuerza para realizar maravillas. El no tenía un real dominio propio y, por consiguiente, no logró una liberación permanente para Israel.
8.  Dalila
Una mujer filistea que descubrió el secreto de la fuerza de Sansón por medio de sus ardides seductivos y lo llevó a la ruina (Jue 16:4-20).

Juez libertador del pueblo de Israel que Jehová les levantó para que los librase del rey de Moab; Aod era zurdo (Jue_3:15). Este juez reunió a los israelitas y los organizó, y así pudieron acabar con el ejército de sus enemigos (Jue_3:27-29). Por medio del buen gobierno de Aod el pueblo tuvo ochenta años de paz (Jue_3:30).

«Dios es poderoso». Hijo de Cenaz y hermano, o medio hermano, de Caleb el hijo de Jefone cenezeo (Jos_15:17; 1Cr_4:13). Caleb prometió dar su hija Acsa en casamiento a quien se apoderara de Debir (Quiriat-sefer). Otoniel llevó a cabo esta empresa y se casó con Acsa (Jos_15:15-17; Jue_1:11-13). Más tarde, este guerrero liberó a Israel de la tiranía de Cusan-risataim rey de Mesopotamia, y vino a ser juez. Israel tuvo, bajo su gobierno, cuarenta años de paz (Jue_3:8-11).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...